Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Viernes, diciembre 15 de 2017
 

DeVer

Declaración al consejo de seguridad de Jean Arnault Representante Especial del Secretario General y Jefe de la Misión ONU en Colombia

Sábado 1ro de julio de 2017

2 | |

Me complace completar el informe del Secretario General del 23 de junio e informar al Consejo de que hace 3 días - el 27 de junio - las FARC-EP cumplió con sus obligaciones en virtud del Acuerdo de la Hoja de Ruta del 29 de mayo entregando a la Misión de las Naciones Unidas el 40% restante de las armas individuales registradas por la Misión en marzo pasado.

Una serie de armas permanecerán a disposición de las FARC-EP para garantizar la seguridad de los campamentos y los lugares de dejación de las armas de las Naciones Unidas en las mismas, hasta el 1 de agosto, fecha en que los contenedores serán retirados de los campamentos. Las actuales zonas donde se encuentran las FARC-EP se convertirán en "Áreas de Capacitación y Reincorporación" aseguradas por la Policía y las Fuerzas Armadas de Colombia.

En una ceremonia de "Adiós a las armas, despedida de la guerra", celebrada el 27 de junio en un campamento de las FARC-EP en una región que ha sido en el epicentro de la guerra, el Presidente Santos y el Jefe del Secretariado de las FARCEP Timoleón Jiménez enviaron mensajes conmovedores a una sociedad colombiana a menudo dudosa de las promesas del proceso de paz. El Sr. Jiménez anunció que con la dejación de sus armas, las FARC-EP celebraron el fin formal de la insurgencia armada de 53 años y el inicio de un movimiento desarmado, pacífico y democrático. No puedo dejar de citar al Presidente Santos cuando dijo que "llegar a este a día, vivir este día ha hecho que valga la pena de ser Presidente de Colombia".

El Presidente reconoció el significado histórico de que las FARC-EP cumplieran su compromiso con la dejación de armas y afirmó su propio compromiso con la implementación "hasta la última coma" del Acuerdo de Paz. En la ceremonia, los líderes religiosos, incluido el Presidente de la Conferencia Episcopal, actuaron como testigos de honor de la etapa final de la dejación de armas.

La convicción expresada por ambos líderes de que la mitad de un siglo de guerra ha terminado es confirmada por la revisión de la Misión de la cesación del fuego en el lugar desde finales de agosto de 2016. De hecho, si bien se han presentado incidentes en los últimos 9 meses de incumplimiento de las normas de la cesación del fuego y del cese de las hostilidades, ninguno de ellos mostraba un patrón de violación deliberada o la participación de altos responsables de las decisiones de
ambas partes.

Creemos, por tanto, que a medida que las FARC-EP deponen sus armas, se ha consolidado el alto al fuego. Sin embargo, será importante que el Mecanismo Tripartito siga funcionando durante algún tiempo después de que las actuales Zonas y Puntos desaparezcan el 1 de agosto. Ha sido una herramienta eficaz para mantener y fortalecer la confianza entre las partes en el conflicto. Y su presencia a nivel local ayudará a asegurar que los incidentes que puedan ocurrir en las próximas semanas y meses pueden continuar siendo tratados cooperativamente.

A propósito, después de ocho meses de funcionamiento del MM&V, pensamos que los méritos de este enfoque tripartito por el cual las dos partes participan directamente en la verificación del cumplimiento mutuo, con apoyo y coordinación de la ONU, están bien establecidos; y aunque su éxito se debe mucho a la confianza que se generó entre las partes en la mesa de negociaciones, tal vez se desee considerar si podría aplicarse de manera útil a otros procesos de paz.

Con el almacenamiento de armas individuales en contenedores de las Naciones Unidas, la Misión y las FARC-EP, con el apoyo del Ejército y la Policía, pueden dedicar toda su atención a la eliminación de cientos de caletas de armas, la extracción de armas que en ellas se encuentran, y la destrucción de explosivos y armamento inestable. Hasta el momento se han extraído 81 caletas de armas y destruido una gran cantidad de explosivos. Actualmente se está planificando con las FARC-EP y el Gobierno la extracción de otras 380 en las próximas semanas, con más por seguir.

La eliminación de las caletas es, sin duda, un proceso difícil, pero nos alienta la
voluntad de las FARC-EP y de las fuerzas armadas de avanzar y estamos seguros de que si no todas, al menos un alto porcentaje de las caletas puedan ser evacuadas. A más tardar el 1 de septiembre, la fecha en que finalizará la verificación por la Misión de las caletas y la responsabilidad pasará a manos del Gobierno.

Continuar leyendo

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya