Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Lunes, abril 24 de 2017
 

Constancias

Escandalosa operación neoparamilitar en Cacarica, amenazas y control social

Cacarica, Chocó

Sábado 18 de marzo de 2017, por Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

2 | |

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante la lenta respuesta institucional a una operación armada de tipo paramilitar de las autodenominadas “Autodefensas Gaitanistas de Colombia”, AGC, que se desarrolla desde septiembre de 2015 en el bajo Atrato, y en particular la que se ha desatado en la subzona de Cacarica, desde finales de enero con las pretensiones de un control social territorial (...)

Bogotá, D.C., marzo 15 de 2017

 

JUAN MANUEL SANTOS
Presidente de la República de Colombia

ÓSCAR NARANJO
Vicepresidente de la República de Colombia 

JUAN FERNANDO CRISTO
Ministro del Interior
 
MARÍA ÁNGELA HOLGUÍN
Ministra de Relaciones Exteriores
 
ENRIQUE GIL BOTERO
Ministro de Justicia
 
LUIS GILBERTO MURILLO
Ministro de Ambiente
 
AURELIO IRAGORRI
Ministro de Agricultura
 
NÉSTOR HUMBERTO MARTÍNEZ
Fiscal General de la Nación
 
FERNADO CARRILLO
Procurador General de la Nación
 
CARLOS ALFONSO NEGRET MOSQUERA
Defensor Nacional del Pueblo
 
PAULA GAVIRIA
Alto Consejero Presidencial para los Derechos Humanos
 
RAFAEL PARDO
Ministro de post-conflicto
 
Referencia: [Escandalosa operación neoparamilitar en Cacarica, amenazas y control social ->http://jyp.megadatesystem.com/IMG/pdf/ecoo_080_2017_cacarica.pdf

“Nosotros estamos desde este territorio, en que volvemos a revivir las pretensiones del nuevo paramilitarismo como proyecto de sociedad y de Estado en el cual ya han logrado copar el territorio físico y el alma de algunos, y con una ofensiva que ya cumple casi un mes, matando el alma, con intentos de abrir las vías fluviales afectadas por las palizadas, el derecho a la salud y a la educación, el derecho a la vivienda, negado por el Estado, como se ha negado a la propuesta de reparación que presentamos como resultado de la Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que fallo a nuestro favor” (…) CAVIDA

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante la lenta respuesta institucional a una operación armada de tipo paramilitar de las autodenominadas “Autodefensas Gaitanistas de Colombia”, AGC, que se desarrolla desde septiembre de 2015 en el bajo Atrato, y en particular la que se ha desatado en la subzona de Cacarica, desde finales de enero con las pretensiones de un control social territorial como se ha ido consolidando en seis comunidades de sub zona de La Balsa en el territorio colectivo de Cacarica desde hace 21 meses.

Nuestra Constancia Histórica ante la ausencia de un respuesta eficaz e integral de protección con enfoque de seguridad humana, pues dado el desdén histórico de la respuesta estatal a las demandas de protección de los derechos a la educación, al techo, a la salud, al ambiente; las operaciones de AGC se han convertido en una respuesta con disfraz de eficacia ante necesidades básicas insatisfechas con medidas asistencialistas y graves, posibilitando en medio del reclutamiento, la compra de bienes de consumo en la tienda de abastecimiento, y la ilusión de proyectos productivos el acceso a ingresos.

Nuestra Constancia Histórica ante la continuidad de operaciones violatorias de los derechos humanos con la persecución y la declaración de blancos militares a habitantes de Cacarica que buscaron refugio en las Zonas Humanitarias, lo que ha ido acarreando nuevas amenazas y señalamientos contra la lideres y lideresas comunitarias como ROSALBA CÓRDOBA, ANA DEL CARMEN MARTÍNEZ, MARCO VELÁSQUEZ, BERNARDO VIVAS, JESÚS PALACIO y EDILSON PALACIO, integrantes de las comunidades que ha gestados las acciones humanitarias en sus espacios territoriales de protección y con el gobierno de Colombia.

Nuestra Constancia Histórica ante la comisión por omisión frente al reiterado anuncio de las actuaciones que iban y están realizando los neoparamilitares de las AGC en la Zona Humanitaria Nueva Esperanza en Dios, acción que se materializó, demostración de la ineficacia del gobierno y Estado colombiano para prevenir nuevos daños a la población afrocolombiano. Esta omisión e ineficacia está posibilitando nuevamente la fragmentación y ruptura del tejido comunitario en medio de una crisis humanitaria con la ausencia de una respuestas integrales y sistemáticas del Estado.

Nuestra Constancia Histórica ante las respuestas genéricas y las no respuestas, ante los derechos de petición elevados desde 2015, las que hubieran podido ayudar a establecer reflexiones y medidas adecuadas en materia de protección; hoy 21 meses después de más de dos docenas de alertas es evidente la ausencia de control y de acciones oportunas y eficaces para desmantelar las estructuras herederas del paramilitarismo o para brindar protección efectiva a las comunidades que estas siendo víctimas de la presión que ejercen los neoparamilitares en el Territorio Colectivo de Cacarica.

Ante ustedes los hechos que fundamentan nuestra Constancia Histórica

* Sábado 4 de febrero en horas de la tarde en el caserío de la comunidad de Bijao Cacarica, los armados ilegales de las AGC algunos de ellos vestidos de camuflado y otros vestidos de civil iniciaron una fiesta con música alto volumen, el consumo de licor.

Los AGC invitaron al consumo de licor a los habitantes del caserío, mientras otros dos grupos, el grueso de los hombres armados, permanecieron en los puntos de control de acceso y salida del caserío hacia El Limón y la Zona Humanitaria Nueva Esperanza y hacia el Parque Nacional de los Katíos.

De acuerdo con la información recibida cerca de 90 hombres estuvieron custodiando la celebración dentro del caserío, en el que unos 12 hombres de las AGC eran los “anfitriones”. En medio de la fiesta se fueron distribuyendo confites a los niños del poblado.

Durante el día los armados se proveyeron de sus alimentos de las tiendas existentes, comprando entre ocho cientos mil y un millón de pesos (U.S 350) en alimentos.

* Domingo 5 de febrero a eso de la 1:00 p.m. los armados de las AGC se mantuvieron celebrando, mientras el grueso de grupo continuó operaciones de control.

* Lunes 6 de febrero antes de mediodía, unidades de las AGC, que se acamparon a las afueras del caserío ingresaron al mismo convocado una reunión comunitaria, luego que al lugar llegaran los uniformes deportivos, balones de fútbol, otros obsequios, y kits de educación para la comunidad. Los armados que se ubicaron en La Lomita para el transporte de esos bienes usaron a niños, jóvenes y las embarcaciones comunitarias.

Desde ese día empezaron a promover reuniones individuales o por núcleo familiar y el diseño de la propuesta de instalación de la escuela. Muchos de los armados empezaron a vestir de civil con armas cortas al ingresar al caserío y otros continuaron usando los camuflados.

Los integrantes de las AGC tomaron registros fotográficos de la entrega, el llamado “Fredy” uno de los mandos, expresó que debía reportar a los comandantes. Los armados reiteraron la prohibición de tomar registros fotográfica y de cesar en las denuncias para evitarse problemas, pues “no queremos sapos”.

En una serie de reuniones que realizaron expresaron que ya tenían conocimiento de las denuncias en Bogotá, pero que ellos “estaban ahí para quedarse, y tenían gente en todas partes”.

Uno de los armados expresó: "Somos Gaitanistas, las cosas cambiaron, no vinimos a matarlos”. Otro agregó: "Venimos de la Coquera, allá la gente no nos quería y ya están con nosotros, miren las tiendas, y los proyectos que estamos impulsando".

Los neoparamilitares anunciaron que con base de sus estatutos y las líneas del Estado Mayor promoverían unidades productivas de pan coger, y a partir de censos de las comunidades financiarían otro tipo de unidades productivas y contaran con su protección.

Solicitaron a los profesores el censo de la población, y agregaron que ellos proveerían el acceso a la educación, la salud y el desarrollo deportivo y cultural. En las reuniones realizaron planes de destaponamiento del río Cacarica.

* Jueves 9 de febrero en la tarde nuestra Comisión de Justicia y Paz fue informada que unidades militares llegaron al caserío de El Limón, distante a 45 minutos de Bijao, los efectivos regulares expresaron que realizarían brigada cívica.

* Domingo 12 de febrero a eso de las 7:00 a.m. ingresó a la Zona Humanitaria un indígena apodado “Panamá” quien merodeó diversas casas, llamando la atención de los afrodescendientes debido a que existían indicios de su vinculación con las AGC.

Minutos después que el llamado “Panamá” se retirara de la Zona Humanitaria por petición de la comunidad, a eso de las 7:45 a.m. ingresaron a la Zona Humanitaria Nueva Esperanza en Dios provenientes de la comunidad de Bijao Cacarica.

Entre los diez y doce neoparamilitares que portaban armas de fuego de largo y corto alcance, bolsos negros, chalecos negros, radio de comunicación y algunos de ellos con la cara cubierta, el llamado “Panamá”, accedieron casa a casa.

Un número indeterminado de AGC se ubicaron a las afueras del lugar humanitario.

Los armados con amenazas y gritos ingresaron inicialmente pasando a las viviendas que habían sido observadas por el llamado “Panamá”.

Los neoparamilitares expresaron que sabían que no podían ingresar a la Zona Humanitaria pero debían cumplir su objetivo llevarse a siete personas de los Consejos Comunitarios de Cacarica.

Los AGC afirmaron que: “si no encontraban a los que buscaban, la familia sería asesinada” (...) “Si no están hoy aquí, mañana los encontramos, y si no paga la familia”. Con los radios de comunicación, los armados se reportaban permanentemente a un mando.

Ingresaron casa por casa, entre ellas la de nuestra Comisión de Justicia y Paz. Los armados requisaron cada cuarto, movieron muebles, amenazando y con expresiones soeces intimdaron a la población. A FLORESMIRA LARGACHA, cabeza de familia la amenazaron de muerte.

Los de la AGC tomaron por la fuerza a EDWIN JOSÉ VIVAS LONDOÑO, uno de los hijos del reconocido líder BERNARDO VIVAS, a quien se pretendieron llevar.

La comunidad en reacción se les enfrentó, primero les siguió y luego les rodeo exigiendo respeto a su vida y su lugar humanitario. Las mujeres y las jóvenes junto con los líderes les presionaron a retirarse, les quitaron de sus manos a EDWIN, les empezaron a cantar versos y canciones de paz.

En una de las viviendas manifestaron que los líderes de CAVIDA, les habían denunciado pero ahora no podían cobrarles por ser sapos.

Hacia las 10:15 a.m. cuando la comunidad les cerró el cerco, se retiraron del lugar humanitario, saliendo por el sector de la cancha de fútbol por donde habían ingresado.

Ocho horas después de informar al gobierno nacional, aproximadamente a las 5:00 p.m. hicieron presencia efectivos regulares del batallón 54 de Selva en la Zona Humanitaria.
 Líderes comunitarios exigieron la presencia perimetral de las Fuerzas Militares.

Un alto mando militar, Coronel de la Fuerza Titán, en reunión de Medidas Cautelares en Bogotá, expresó, el jueves 9 de febrero, que era poco probable que un grupo armado tan numeroso pasara desapercibido, sugiriendo que los testimonios de la población sobre la presencia de 200 hombres armados de las AGC en el territorio colectivo de Cacarica era poco sensatos.

En un reporte telefónico a nuestra Comisión de Justicia y Paz, a eso de las 7:21 p.m. un funcionario gubernamental, manifestó que los militares reconocen que si había presencia de un grupo armado ilegal.

* Domingo 12 de febrero hacia las 11:30 a.m. ingresaron al poblado de Quebrada del Medio, cerca de ocho neoparamilitares. Los armados portaban una lista con nombres de miembros de las comunidades que han sido declarados objetivo militar.

En el lugar reiteraron que había llegado el desarrollo, que no se iban a ir del territorio, que iban a promover proyectos comunitarios.

* Lunes 13 de febrero pasadas las 5:00 p.m. en el caserío de Bijao Cacarica los integrantes de las, AGC, en medio de las operaciones de control social y territorial convocaron a la comunidad a participar en el festejo por el cumpleaños de uno de sus mandos. En la celebración los neoparamilitares tenían suficientes provisiones de comida y licores. La celebración se extendió hasta la madrugada del 14 de febrero.

A muchos de los afrocolombianos de la comunidad de Bijao que se negaron a participar, los tildaron de “sapos”.

* Martes 14 de febrero desde ese día los AGC que ingresaban a la comunidad a proveerse lo empezaron hacer vestidos de civil y con armas cortas. Los que se encuentran permanentemente en la comunidad están vestidos de civil y con armas cortas que ocultan en las viviendas de los pobladores.

Los pobladores percibieron desde la mañana que los AGC ocultaron sus camuflados en diversos parajes del entorno del caserío, junto con sus armas largas.

* Miércoles 15 de febrero líderes comunitarios manifestaron a nuestra Comisión de Justicia y Paz, que los integrantes de las AGC que permanecen en Bijao están realizando acciones de control sobre las comunicaciones que se realizan desde los puntos de conexión.

Indicaron que los AGC están motivando a niños y jóvenes a vincularse, y empezaron el pago de algunos de ellos como “campaneros”.

* Miércoles 22 de febrero a eso de la una de la tarde en el puesto de control ubicado sobre el río Perancho, el Sargento GIL SALGADO dio la orden de retener y requisar la embarcación tipo chalupa identificada con el nombre de “Doña Luz”. La embarcación transportaba alimentos, materiales para ser utilizados en la conmemoración de los 20 años de la Operación Génesis, actividad organizada por las familias de los Consejos Comunitarios asociados en CAVIDA, y algunos caballos.

El Sargento GIL de manera abusiva y soez manifestó a la tripulación que no había permiso para transportar ese tipo de animales y ordenó a sus subalternos registrar el total de la embarcación. El efectivo regular incautó 5 kilos de soda caustica, materia prima que en particular, las mujeres usan para la producción de jabón.

GIL pretendió que MARTÍN EMILIO MARTÍNEZ, miembro de CAVIDA, uno de los motoristas, firmara un formato de incautación. MARTÍN se negó a hacerlos.

* Sábado 25 de febrero aproximadamente a las 6:45 a.m. en el punto conocido como Los Leones unidades militares adscritas al batallón 54 de Selva y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia sostuvieron por espacio de siete minutos un contacto armado.

Según información de la comunidad, los neoparamilitares huyeron del lugar, algunos se ubicaron en dirección del caserío Quebrada del Medio y otros en el camino que conduce de Bijao hacia Unguía y Acandí.

Pobladores de Bijao manifestaron a nuestra Comisión de Justicia y Paz, que en medio de la militarización oficial, permanecieron en el lugar seis neoparamilitares de las AGC en el caserío de Bijao Cacarica.

Los sujetos portan armas de fuego de corto alcance o las guardan en tres viviendas, permanecen de civil, algunos de ellos con ropa de color negro. 

Ante la presencia de los efectivos del batallón Selva, los neoparamilitares continuaron realizando operaciones de control poblacional con nuevas tácticas, vinculando a jóvenes y niños.

De acuerdo con miembros de la comunidad entre los armados que se encuentran en Bijao son algunos de los que el pasado 12 de febrero incursionaron en la Zona Humanitaria portando prendas de color negro.

Las AGC hicieron llegar mensajes a los líderes de CAVIDA afirmando que a pesar de las denuncias, no se irán del territorio colectivo.

A otros líderes que ya retornaron a sus lugares de origen, les enviaron mensajes en que se convoca a reuniones para recibir los kit escolares, implementos deportivos, entregar los censos de población y presentar sus proyectos productivos.

En Bijao Cacarica permanecieron hasta este día, seis armados de las AGC, algunos salen del caserío a pie hasta los campamentos de las AGC ubicados en límites con el Parque Nacional de los Katíos.

Con la presencia del batallón 54 en Bijao, los neoparamilitares portando armas de fuego de largo alcance y vestidos de camuflado se ubicaron algunos en Batatilla y otros se dirigieron hacia Unguía.

* Sábado 25 de febrero a eso de las 11:00 a.m. por el río Perancho, 75 personas que iban en dirección a la antigua Zona Humanitaria, hoy Eco-aldea de Paz Nueva Esperanza, les fue impedido el paso por unidades militares del batallón Fluvial al mando del Sargento GIL SALGADO, debido a contacto armado que se presentó horas antes.

En un segundo intento, luego de comunicaciones con autoridades del orden nacional el Sargento GIL permitió el paso fluvial sobre el río Perancho de los participantes en la Conmoración de los 20 años de la Operación Génesis. El Sargento GIL advirtió que debían los participantes tener precaución.

* Miércoles 1 de marzo en horas de la mañana se confirmó que de seis han pasado a cuatro las unidades de las AGC que permanecen en Bijao Cacarica.

Los hombres son perfectamente identificables como distintos de la comunidad por sus vestidos, el consumo permanente de licor. A través de los niños y jóvenes que han involucrado forzosamente están haciendo llegar mensajes a las unidades que se encuentran en dirección a Unguía y Acandí.

* Jueves 2 de marzo en Bijao Cacarica permanecen dos unidades de las AGC, mientras que el caserío permanece militarizado. Los cuatro restantes se sumaron a las unidades de las AGC que se encuentran en el Parque Nacional de los katíos.

* Martes 7 de marzo en horas de la mañana se nos informó que las iniciativas de control social que están implementando los neoparamilitares AGC, como la construcción de la escuela, pagaron mano de obra, aportaron materiales para la construcción y gasolina para el corte de madera.

Desde el pasado, lunes 27 de febrero se inició el corte de madera y su acopio en varios lugares para la sede escolar.

Los narcoparamilitares que permanecen vestidos de civil en Bijao mantienen dos embarcaciones en el lugar, y han ido involucrando a jóvenes y niños para que les informen de las operaciones de los militares.

A estos mismos jóvenes y niños los han enviado a la Zona Humanitaria, ahora Aldea de Paz, para saber qué están haciendo los líderes y que acciones están promoviendo los integrantes de CAVIDA.

Nuestra Censura Ética ante la vergonzosa e ineficaz respuesta del Estado frente al copamiento del territorio colectivo de Cacarica por parte de la autodenominada estructura neoparamilitar de las “Autodefensas Gaitanistas de Colombia”, ante la dubitativa negación de su evidente presencia y sus acciones de control poblacional.

Nuestra Censura ética ante el involucramiento de niñas, niños y jóvenes como informantes para limitar el derecho a la libre expresión y asociación de los habitantes de la Zona Humanitaria, practica proscrita en sentencias de la Corte Constitucional amparada en la Declaración de Ginebra, artículo 3; Protocolo II adicional a los convenios de Ginebra, artículo 4, párrafo 3C y la Declaración de los derechos de las niñas, los niños y los jóvenes en su artículo 38, numerales 1, 2 y 4.

Nuestra Censura Ética ante las prácticas de control poblacional mediadas por la satisfacción de las necesidades básicas de las comunidades, pretendiendo instalarse en el territorio como un ente paralelo al Estado, garante de derechos, y la lenta respuesta ante el copamiento social de este grupo neoparamilitar.

Nuestra Censura Ética ante los más de 20 años de incumplimientos en materia integral de derechos y de respuesta a la Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que hoy sirven de argumento para la estructura de las AGC como estrategia de legitimación en la población.

En conformidad con el artículo 23 de la Constitución Nacional respetuosamente elevamos nuestro Derecho de Petición para que se brinde una respuesta formal y fáctica ante los hechos aquí descritos y los que se habrían podido evitar.

1. Desde las competencias misionales y desde lo estipulado en la declaración de Ginebra, Protocolo Adicional II, artículo 4, párrafo 3C ¿Qué tipos de acciones han desarrollado para evitar el involucramiento de niñas, niños y jóvenes en la cuenca del Cacarica, caserío de Bijao y Eco - EcoAldea de Paz (Antes Zona Humanitaria)? ¿Qué medidas se tomaran para brindar protección especial a las niñas, niños y jóvenes que están siendo utilizados como por parte de los neoparamilitares de las AGC?

2. Sírvase informarnos que acciones ofensivas han desarrollado para repeler el copamiento de las estructura de las AGC en el territorio colectivo de Cacarica? ¿Qué resultados han arrojado hasta ahora las medidas ofensivas desde septiembre de 2015 hasta hoy, nombre cada una de ellas, qué resultados y bajo el mando de quién se realizaron dichas operaciones? ¿Quiénes estuvieron al mando de las operaciones regulares, qué planes y acciones de inteligencia se desarrollaron y bajo qué mando?¿Sírvase compartir los nombres de los mandos militares al frente de operaciones militares en Cacarica, los mandos de las unidades desplegadas en terreno? Respecto al denunciado control en seis caseríos de la sub zona de La Balsa, ¿qué actuaciones se han realizado y con qué resultados?, ¿Bajo el mando de quién?

3. ¿Qué acciones se han desarrollado para garantizar medidas tendientes a proteger la vida e integridad de los habitantes del territorio colectivo de Cacarica e integrantes de CAVIDA, más allá de las ya asignadas por la UNP? ¿Qué razones de fondo se arguyen para evitar la asignación de medios satelitales?

4. Dado que es evidente la ausencia de respuesta del Estado de manera eficaz, que cuando esta se da es a través de las Fuerzas Militares, ¿qué medidas en el marco de los Acuerdos llamados de Paz, firmados en noviembre entre el gobierno y las FARC EP, se contempla que este territorio colectivo quede dentro de los llamados PDETs, de qué manera se involucrará la Comisión Nacional de Seguridad, para articular coherente e institucionalmente una respuesta?

5. En materia de investigación penal los avances sustanciales son nulos respecto a 87 casos de desaparecidos, de asesinados, de torturados; dos desplazamientos forzados, dos operaciones empresariales contra derecho y daños ambientales, ¿por qué se mantienen líneas de investigación dispersas, procesos abiertos de manera separada, cuándo los hechos guardan patrones comunes desde 1996?

A manera de INSISTENCIA por la ausencia de respuestas oportunas o inocuas solicitamos nuevamente se de respuesta a las solicitudes realizadas en derecho de petición radicado bajo E-COO 246 – 2016, E-COO 273 – 2016, E-COO 022 - 2017, teniendo en cuenta que el plazo legal se encuentra vencido.

1. En nuestras Constancias Históricas radicadas bajo los E-COO 246 – 2016 y E-COO 273 – 2016 y de las cuales no hemos tenido respuesta satisfactoria, a manera de INSISTENCIA sírvase informarnos según competencias ¿Qué tipo de acciones adelantaron en aras de prevenir el avance en las operaciones de la estructura neoparamilitar denominada AGC en el territorio colectivo de Cacarica? ¿Qué acciones tendientes a preservar la protección de la vida e integridad de la población sometida a la presión de esta estructura neoparamilitar se han adelantado? ¿Qué entes y en qué tiempo fueron ejecutadas? ¿Quiénes estuvieron al mando de las operaciones regulares, qué planes y acciones de inteligencia se desarrollaron y bajo que mando?¿Sírvase compartir los nombres de los mandos militares al frente de operaciones militares en Cacarica y Salaquí, los mandos de las unidades desplegadas en terreno? 

2. Durante las Constancias radicadas en sus despacho el 2016 hemos preguntado sin tener respuesta alguna por las siguientes acciones, ¿Qué acciones de control militar se han desplegado en la zona, cadena de mando responsable y fecha de ejecución? A manera de INSISTENCIA ¿Sírvase informarnos el motivo de la omisión de su respuesta?

3. ¿Ante las acciones de control y presión de las estructuras neoparamilitares asentadas en la región, que medidas de protección de carácter urgente se están aplicando en aras de proteger la vida y libertades de los pobladores de las comunidades de Bijao, La Balsa, Varsovia, Balsagira, Zona Humanitaria, Barranquilla, Bogotá, Bocachica?

4. Sírvase informarnos a manera de INSISTENCIA el tipo de respuesta armada, y resultados de operaciones precisos, en relación a la movilización y asentamiento de estructuras paramilitares con un gran número de hombres armados en la región Cacarica desde octubre de 2016 hasta la fecha.

5. A manera de INSISTENCIA, sírvase entregarnos según competencias un registro detallado de los regulares que el día 18 de noviembre, diciembre 14 y 20 estuvieron bajo las órdenes del teniente CANDELO e ingresaron a la Zona Humanitaria Nueva Vida. ¿Sírvase entregarnos informe detallado de la línea de mando? ¿Sírvase entregarnos copia a nuestras costas de las ordenes de ingreso a la Zona Humanitaria Nueva Vida?

De toda consideración,
 

Comisión Intereclesial Justicia y Paz

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya